imagen          Blogalaxia

jueves, 2 de agosto de 2007

5 Mitos que lo pueden llevar a morirse de hambre...

1.
Desde chiquitos nos han educado con el mito de que el chicle se nos pega al estomago y a los intestinos, si nos lo tragamos. ¡¡MENTIRA!! Si eso fuera así, la comida que ingiriéramos después se quedaría pegada al chicle y así sucesivamente hasta que quede una bola de comida en el estómago ¡INSÓLITO!

2.
Que comer espinaca hace crecer los músculos. Pero a quien se le ocurrió decir semejante mentira, por Dios, y creérsela es peor. Eso sólo lo podía hacer Popeye y el efecto le duraba pa darle en la jeta a Brutus y ya... lo que nos dice que no es tan efectiva como se cree, no lo intente con el matón del barrio. Claro que si quiere aclarar sus dudas al respecto y estar seguro...
¡AQUÍ ESTA EL TELÉFONO DE POPEYE 3125243971!

3.
¿Qué es lo que más quiere un niño cuando va de paseo? Meterse a la piscina Pero al estar junto a ella nos la prohibían con esa frase que retumba en la cabeza “meterse a la piscina recién almorzado da calambres y se ahoga” Entonces, teníamos dos opciones o morirnos de hambre y dejar ese sancocho o jugar parqués con un tío tramposo... Sigo esperando a ver si de pronto alguien es rescatado por una “mamacita de guardianes de la bahía” por causa de un calambre en la piscina después de almuerzo.
¡LA MEJOR PISCINA ES DESPUÉS DE ALMUERZO Y AQUÍ ESTOY VIVO!

4.
Si comer aguacate saca granos, entonces los colombianos no tenemos más opción que salir a la calle disfrazados para que nadie nos reconozca, ¡porque no existe buena bandeja paisa sin el aguacate de siempre! Es imposible imaginar un plato de ajiaco sin la compañía de ese delicioso manjar, qué sería de un asado sin papa salada con guacamole y además... qué le lleva un cuñado a la suegra cuando lo invitan a almorzar bandeja paisa... ¡¡pues aguacate!! Entonces si el aguacate saca granos...
¡EN COLOMBIA ESTAMOS JODIDOS!

5.
Dígame qué vieja no ha hecho la dieta de la piña. Piña de desayuno, piña de almuerzo y piña de comida y lo peor de todo es la piña con atún.. iiiiguaks!!!! ¿Por qué no tratan con otra fruta o con otro alimento, al menos otra combinación?... Pobres viejas... todo lo que hacen por adelgazar y no bajan ni un kilo y además pasan una semana con la lengua cortada.
¡NI SIQUIERA LA DIETA TIENE EL TOQUE CALEÑO DE CHUPAR PIÑA!

Nos han engañado toda la vida. Claro que si uno se lo cree y está totalmente convencido, fijo se le cumple... Por si acaso tómese los 8 vasitos de agua al día y cómprese un baño móvil o prepárese para levantarse de su escritorio cada cinco minutos, para almorzar sin dejar de mover las piernas y para ir a orinar a las 2:00 de la mañana... ¡UNA DIETA ALAKARTA!

lunes, 30 de julio de 2007

Comí con los ojos cerrados...

¿Qué pasaría si intentáramos comer con los ojos cerrados y adivinar el sabor?
Pase por un restaurante con una amiga y viví algo que no se imaginan, sin mirar el menú. Escogimos al azar lo que íbamos a comer, sin saber que condimentos ni que acompañamientos tenía, la idea era descubrir nuevos sabores o redescubrir sabores comunes que no habíamos disfrutado, entonces nos tapamos los ojos con una venda y a comer.

Yo pensé que iba a ser viéndolo mismo que cuando se ve la comida... Pues NO... al usar sólo el olfato y el gusto la cosa es diferente y la concentración es total, llegó el plato, estaba muy caliente, por el humo que sentía; había una mezcla de olores difícil de descifrar.

Con el primer bocado sentí algo horrible, mucha salsa, algo cauchudo y con almendras, que las he odiado toda la vida... casi me quito la venda, pedí agua y no más.
Supe que eran habichuelas y comprobé que son horribles, a mi amiga le encantaron.

No podía quedarme con la intriga de saber que había quedado en el plato. Por eso, tomé el vaso de agua y seguí comiendo...

Cogí el tenedor y el cuchillo para cortar algo que había sentido, era un hueso, que podía ser de costilla o pollo, corte un pedazo pequeño por el miedo que tenía de probar algo que no me gustara. Mastiqué y sentí algo más suave que un pedazo de carne, con un sabor delicioso, fue muy placentero saber que era pollo y que tenía un sabor ácido y jugoso (naranja), ya después mi paladar se acostumbró y comer cada pedazo era introducirme más en el plato, descubriendo texturas y consistencias diferentes.

Tomé agua y listo... entré a la última parte tranquilo, sentí algo tostado y oí cuando lo partí, comencé a masticar y me di cuenta que era más duro, era como yuca frita bien tostada, como me gusta.

Al comer, uno se guía mucho por lo que ve... pero saber que comí sin tapujos me comprobó que uno debe acoplar los sentidos y dejarse llevar... y como en todo “Entre gustos, no hay disgustos”.

¿Lo intentarían?

lunes, 23 de julio de 2007

¡Sin Problemas!

Takeru Kobayashi, un joven esbelto de 27 años, es el hombre que más rápido come en el mundo con el récord de 53 perros calientes y medio en 12 minutos.
Él si sabe que ninguna comida hace daño...


miércoles, 11 de julio de 2007

ESAS FRASES!!!!

"Póngase un pedazo de carne en ese ojo", "¡No vaya a mezclar patilla con alcohol!", "Cuidadito se mete en la piscina después de almorzar", "Para eso le sirve una agüita de yerbabuena", "Panela rayada, eso es lo mejor para la cicatriz"...

¿Cuántas veces hemos oído estas y muchas otras frases sobre los grandes beneficios de todos -ABSOLUTAMENTE TODOS- los alimentos que guardamos en la nevera?

Al comienzo no entendemos por qué las abuelas, las mamás e incluso las hermanas salen con estos comentarios, pero tiempo después cuando ya hemos crecido nos vemos repitiéndolas a nuestros sobrinos, amigos y muy seguramente, a los hijos.

Lo que es verdad - o bueno como parte de mi hipotésis - es que nuestra comida, nuestros almuerzos, cada una de nuestras frutas y todo lo que conocemos como comestible desde que nacemos es parte de lo que creemos, de nuestra construcción social, de nuestras añoranzas y nostalgias, de nuestras ilusiones.

Si no piensen en tantos colombianos que están lejos de casa, esos que sueñan con el ajiaco con pollo desmenuzado, con el guisadito, los frijoles con arepa, etc.

"No coma naranja en la noche", "Tome leche o kumis pa' que no se emborrache", "Ve eso le pasa por mezclar lácteos con frijoles"...

Qué sería de nosotros sin estos mitos...
mmmm ¿Serán mitos?

A mí, por lo menos, se me cumplió un deseo que pedí con el HUESITO DEL POLLO ¡Ahí verán!

jueves, 5 de julio de 2007

Porque NO jodo por la comida

Ya con 25 años, he oído cualquier cantidad de farsas con respecto a la comida y por eso me enseñe a comer sin preguntar ¿qué, cómo y por qué?…

Cuando yo estaba chiquito mi primo mayor me decía que las raíces del arroz chino eran cola de rata, obviamente a mí me daba asco y no podía comer más entonces él se lo comía todo.

Cabe aclarar que en mi familia se come de todo y que la hora de comer es la ley del más vivo, cuando servían pollo, todos querían esa pechuga “con más carnecita, claro que no falta la tía a la que le encanta el ala...

Los domingos siempre salíamos a almorzar y aquí les voy a contar algunas anécdotas de las que me acuerdo y una barbaridad de mitos y vainas que alcancé a oír acerca de comidas y restaurantes...

Si tienen alguno que me puedan decir déjenme su comentario.